La isla del tesoro

4 Feb

Robert Louis Stevenson tenía 29 años cuando comenzó a escribir La isla del tesoro, su primer éxito como novelista.

Los quince primeros capítulos fueron escritos en Braemar, en las Tierras Altas escocesas, en 1881. Era un verano tardío, frío y lluvioso y Stevenson estaba con cinco miembros de su familia de vacaciones en una casita en el campo. El pasatiempo de aquellos días era escribir una historia entre todos, pasando el manuscrito de uno a otro, en bloques de quince minutos.

El joven Lloyd Osbourne, hijastro de Stevenson, tenía entonces 12 años, y pasaba los días lluviosos pintando con acuarelas. Para cuando la historia llegó a manos de Lloyd, los personajes estaban en una isla desierta. Días después dibujó un barco hundido cerca de una isla inventada. Stevenson entró cuando lo terminaba y  pronto se puso a construir el mapa y darle nombres:  la Isla del Esqueleto, la Colina del Catalejo y las tres Cr

uces Rojas. Nació así “La isla del tesoro”.

Durante su lanzamiento inicial en Young Folks entre octubre de 1881 y enero de 1882 la historia no logró atraer la atención ni sirvió para aumentar las ventas de la revista. Pero cuando salió a la venta como libro en 1883 no tardó en hacerse muy popular. Se cuenta que el primer ministro Gladstone permaneció despierto hasta las dos de la madrugada para terminarlo.

800px-Treasure-island-map.jpg

  • Argumento

    Jim Hawkins es un chico que junto a sus padres trabaja en la posada del Almirante Benbow. Un día, el pirata Billy Bones, cuya única posesión es un viejo cofre, aparece en la posada. La posada recibe la visita de un marinero ciego la misma noche que el padre de Jim muere. Éste amenaza a Bones diciéndole que más tarde él y sus esbirros le atacarán para recuperar el cofre. Bones muere de apoplejía, producto de su adicción al ron. Jim y su madre roban el cofre que contiene el mapa del tesoro. Este robo dará origen a una serie de aventuras, en las que Jim se enfrenta con marinos, piratas y varios peligros para encontrar el tan codiciado tesoro.

“La isla del tesoro” ha sido llevada al cine y también adaptada en dibujos animados. Nos corresponde a nosotros llevarla al teatro.

 

Anuncios